(01) 313 - 9142

 986 825 288

 info@ccromanilopez.pe

 Calle las Camelias 855 Ofic. 301

San Isidro - Lima - Perú

Conciliación Extrajudicial en Materia Civil

La conciliación civil es un mecanismo, a través del cual dos o más partes involucradas pueden abrir el diálogo para la resolución de conflictos. En este tipo de procesos no existe la participación de un juez, pero sí de un mediador llamado “conciliador” quien se encargará de moderar la intervención de los participantes sin tomar partido por alguna persona.
En cuanto a los temas que conciernen a la conciliación civil se puede decir que estos pueden ser por conciliación de deudas, conciliación de desalojo, conciliación por incumplimiento de contrato, conciliación por indemnización de daños, etc. Básicamente, se trata de aquellos asuntos que son competencia de los jueces civiles y que versan sobre:
  • Contenido patrimonial o económico.
  • Se relacionen a derechos y deberes que se originen en la autonomía privada de la voluntad.
  • Que no tengan prohibición legal.
  • Que versen sobre derechos de libre disposición de las partes

Materias civiles para la conciliación extrajudicial según el Ministerio de Justicia

Antes que nada, hay que entender lo que se define como “materias conciliables”; estas son las pretensiones determinadas o determinables que traten sobre derechos disponibles. Pero ¿qué son los “derechos disponibles” de las partes, pues todos aquellos que tienen contenido patrimonial, es decir que se puedan valorar económicamente; aunque también son derechos disponibles los que pueden ser objetos de libre disposición.
Para el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de Perú ingresan como materias civiles conciliables:
  • Pago de deudas u obligación de dar sumas de dinero.
  • Obligación de dar, hacer y no hacer.
  • Desalojos
  • Incumplimiento de contratos.
  • Indemnizaciones por daños y perjuicios.
  • División y partición.
  • Demás derechos que sean de libre disposición de las partes.

¿Cuál es el proceso que sigue la conciliación civil en Perú?

Cuando surge un conflicto entre dos o más partes involucradas, la gran mayoría se va a juicio y este suele ser un proceso largo y costoso, además de agotador. Gracias a la Ley de Conciliación, ahora existen temas civiles que se pueden tratar en centros de conciliación, lo que hace más rápido el proceso, si ambas partes se ponen de acuerdo.
El proceso que se da, es el siguiente:
  • Presentación de la solicitud de conciliación – Puede hacerse por escrito, pero también se puede acudir a un centro de conciliación y hacer la solicitud de forma verbal, en cuyo caso el centro será quien deba elaborar el documento, dependiendo del caso. Este debe contener:
    • Fecha de solicitud.
    • Nombre del o los solicitantes.
    • Nombre de la persona o personas (o entidad) con la que se desea conciliar.
    • Domicilio de con quien se desea conciliar.
    • Definir los hechos que suscitaron el conflicto.
    • La pretensión, redactada de forma clara y ordenada.
    • Firma o huella digital del solicitante.
La solicitud tiene que estar acompañada de anexos, estos son:
    • Copia simple del DNI del solicitante (o solicitantes).
    • Copias simples de la documentación asociada al conflicto.
  • Convocatoria a la audiencia única – Luego de presentada la solicitud de conciliación, en un centro especializado, el conciliador a cargo será designado un día después quien invitará a las partes para la audiencia de conciliación.
  • La audiencia única puede estar conformada por una o varias sesiones. Si alguna de las partes involucradas falta a dos sesiones de la audiencia se dará por concluido el proceso. Este también concluirá si ambas partes lo deciden así o si ninguna acude a la primera sesión de la audiencia.

¿Por qué es preferible conciliar que irse a juicio?


Existen una serie de beneficios de la conciliación frente. Estas son:
  • La conciliación en materia civil es un proceso rápido, voluntario.
  • En la conciliación la participación de un tercero participa como mediador brindando un soporte a las partes para llegar a un acuerdo, mientras que, si se opta por la vía judicial, el tercero (un juez) toma decisiones sobre las partes involucradas.
  • El control del proceso, al conciliar, recae en las partes involucradas, y no en un juez.
  • La conciliación es un proceso previo a una demanda judicial.
  • El acuerdo al que se llega es mutuo y satisfactorio, mientras que, ante el poder judicial, el resultado se decide en base a principios que se fundamentan en la ley vigente.

Importancia del acta de conciliación en materia civil

Cuando se llega a un acuerdo entre las partes involucradas, se firma un acta de conciliación. Esta manifiesta la voluntad de las partes y es válida si sigue las formalidades establecidas en la ley que la rige.
Quienes decidan conciliar tienen que saber que toda acta de conciliación representa título de ejecución, lo que significa que, si se incumple lo dicho en ella, la parte afectada puede poner una demanda de ejecución del acta de conciliación. Un acta de conciliación solo puede ser declarada nula, en vía de acción, si hay una sentencia emitida por el poder judicial.

¿Quién puede conciliar en materia civil?

Los asuntos conciliables en materia civil pueden ser tratados en un centro de conciliación. En aquel, un conciliador especializado puede encargarse de mediar todo el proceso.
 
Si quieres conciliar en materia civil con alguna persona, empresa u entidad, puedes hacerlo con la ayuda del Centro de Conciliación Romani & López. Ingresa tu solicitud online para que un asesor se ponga en contacto contigo y evalúe tu caso.

JHONATAN ROMANI
Consultor Legal
Jhonatan Romaní es abogado especializado en arbitraje, negociación, resolución de conflictos y conciliación legal. Es abogado por la Universidad de Lima y MBA de ESIC Business and Marketing School de