(01) 313 - 9142

 986 825 288

 info@ccromanilopez.pe

 Calle las Camelias 855 Ofic. 301

San Isidro - Lima - Perú

Marco legislativo de la Ley de Conciliación Extrajudicial

La Ley de Conciliación ha abierto las puertas a una nueva forma de solución de conflictos por un medio más rápido que los procesos judiciales. Gracias a ella no solo se reduce el tiempo de resolución de problemas, sino que también los costos ya que no se requiere de abogados y por ende la paga de aquellos.
Los procesos de conciliación, asimismo, están regidos por una serie de principios, estos son:
  • Equidad
  • Veracidad
  • Buena fe
  • Confidencialidad
  • Imparcialidad
  • Neutralidad
  • Legalidad
  • Celeridad
  • Economía
Además, a diferencia de lo que sucede en las demandas judiciales, los procesos conciliatorios no imponen la decisión de un tercero. Por lo mismo, si se llega a un acuerdo entre las partes este responde a la voluntad de las mismas.

Materias conciliables según cada especialización


Según la Ley de Conciliación existe una serie de materias consideradas como conciliables. Estas a su vez pueden agruparse y ser tratadas por conciliadores especializados en cada conjunto. Así existen las siguientes especializaciones en conciliación extrajudicial:
– Conciliación extrajudicial especializada en familia
Que se rige por la Ley de Conciliación N°26872 y su Reglamento aprobado por Decreto Supremo N°014-2008-JUS. Los temas de conciliación de este grupo, son mediados por un conciliador especializado en familia. Aunque el proceso de conciliación es único, los asuntos familiares se tratan diferente a los patrimoniales y/o civiles, esto es porque en el primer caso, las relaciones no concluyen con el acta, se mantienen en el tiempo debido al vínculo familiar.
En el contexto anterior, las conciliaciones familiares facultan que las buenas relaciones familiares se mantengan, lo que no suele suceder, en gran parte de los procesos judiciales. Pese a ello la conciliación extrajudicial en temas familiares no es un requisito para emitir una demanda judicial, sino una alternativa eficaz en la solución de los problemas familiares que son materia conciliables.
– Conciliación extrajudicial especializada en civil y/o patrimonial
Según el reglamento de conciliación, son materia de conciliación extrajudicial, asuntos como el pago de deudas en moneda nacional o extranjera, así como desalojos, otorgamiento de escrituras públicas, partición de bienes y similares. Los asuntos patrimoniales, requieren de un proceso de conciliación como un requisito si se desea proceder con una demanda judicial.

Conciliación laboral

Esta tiene como premisa el carácter de irrenunciabilidad de los derechos del trabajador. También se le conoce como conciliación administrativa y su objetivo es la promoción de un acuerdo entre empleadores y trabajadores (o extrabajadores) en pro de hallar una solución consensual que se ajuste al régimen laboral privado u otros. El Ministerio de Trabajo es la entidad exclusiva en materia de conciliación laboral.

– Conciliación en contrataciones con el Estado

Las conciliaciones de este tipo presentan diferencias con las anteriores. Por ejemplo, está el tiempo de prescripción para solicitarlas. Esto quiere decir que, en materia contrataciones con el Estado, por lo general, existe un plazo de treinta días hábiles para iniciar el proceso. Si este no da comienzo se da por sentado que ambas partes estaban de acuerdo.

¿En qué casos es obligatorio conciliar?


Según la Ley es obligatorio pasar por un proceso de conciliación extrajudicial en el caso de temas civiles y/o patrimoniales. En ese sentido, si, por ejemplo, se tratan temas como desalojos, problemas vecinales, división y partición de bienes, etc. será necesario pasar por un proceso de conciliación antes de entablar una demanda ante el Poder Judicial, en caso no hubiera acuerdo entre las partes involucradas.

¿Cuándo no procede una conciliación extrajudicial?

Así como hay materias conciliables, hay casos donde una conciliación extrajudicial no procede, estos son:
  • Si se trata de procesos contenciosos administrativos.
  • En procesos cautelares.
  • De ejecución.
  • En garantías constitucionales.
  • En tercerías.
  • En temas familiares no aplica para violencia familiar.
  • En asuntos de derechos y bienes de incapaces según los Art. 43 y 44 del Código Civil.

Cómo es el proceso según la Ley de Conciliación Extrajudicial


Según la ley vigente, cualquiera de las partes puede acercarse a un centro de conciliación a iniciar el proceso. Lo ideal es que sean ambas para que aquel inicie de inmediato; no obstante, si esta es presentada por una de aquellas, el Centro de Conciliación designa a un conciliador que tendrá dos días hábiles para notificar a las partes. Luego de enviada la notificación, el conciliador tendrá hasta siete días hábiles para realizar la Audiencia de Conciliación de cursadas las notificaciones de invitación a conciliar.
Aunque la Audiencia de Conciliación es única, no solo puede comprender una, sino una serie de sesiones. El plazo de la audiencia de conciliación es de treinta días hábiles, con posibilidad de prórroga si ambas partes están de acuerdo.

Hay casos en los que un proceso de conciliación puede concluirse sin que se haya llegado a firmar un acta de conciliación, esto son:
  • Cuando ambas partes están de acuerdo en concluir el proceso.
  • Cuando una de las partes decida concluir el proceso.
  • Cuando no hay acuerdo entre los involucrados.
  • Cuando una de las partes no asiste hasta dos sesiones de la audiencia de conciliación.
  • Cuando ambas partes no asisten a una sesión.
Si el proceso no concluye y continúa, los involucrados pueden terminar firmando un acta de conciliación. En este documento se manifiesta la voluntad de ambos y tiene carácter de título de ejecución, siempre y cuando cumpla con las formalidades establecidas por la Ley, esto es:
  • Debe contener el lugar y fecha en el que es suscrita.
  • Los nombres, identificación y dirección domiciliaria de las dos partes involucradas.
  • Nombre e identificación del conciliador.
  • Descripción de las controversias.
  • El Acuerdo Conciliatorio.
  • Firma y huella de quienes concilian y del mediador autorizado.
  • Nombre y firma del abogado del Centro de Conciliación donde se llevó el proceso.
Las actas de conciliación quedan registradas en cada centro de conciliación. Los involucrados en cada acuerdo tienen derecho a una copia de la misma.


Lugares dónde se puede seguir un proceso de conciliación

El procedimiento se debe seguir en Centros de Conciliación Extrajudiciales. Para que lo que se acuerde en un centro de conciliación sea válido, es necesario que aquel cuente con autorización del Ministerio de Justicia; es esta entidad quien además tiene un registro de aquellos. Siendo que están constituidos como Personas Jurídicas.
La capacitación de los conciliadores está a cargo de la Escuela Nacional de Conciliación del Ministerio de Justicia y de los Centro de Formación y Capacitación de Conciliadores autorizados por el primero.
 
En el Centro de Conciliación Romani & López, puedes llevar a cabo tu proceso de conciliación, ya sea este sobre materia de conciliación civil, familiar o conciliaciones con el Estado. Puedes enviarnos tu solicitud vía online para que un conciliador se encargue de evaluar tu caso y ponerse en contacto.